¡Más de 350 profesores utilizan Wooclap en la UCL!

  • 1425

    Año de creación

  • 30,000+

    Estudiantes

  • Universidad francófona en proponer clases con la plataforma edX

  • 350+

    Profesores que utilizan Wooclap

Jean-François Ramault

Estudiante en la Louvain School of Management

Las clases que prefiero son aquellas en las que se utiliza Wooclap. Me parecen mucho más divertidas y el hecho de contestar a preguntas durante la clase me permite saber directamente si he entendido la lección. Con Wooclap, soy más activo y atento.

Prof. Ingrid Bertrand

Profesora en letras inglesas en la UCL

Wooclap permite energizar la clase. Todos los alumnos participan, incluso los más tímidos o los menos seguros. Wooclap ejerce también las habilidades comunicativas de los estudiantes.

Pascal Vangrunderbeeck

Consejero pedagógico digital, Louvain Learning Lab

El entusiasmo producido por Wooclap entre el profesorado es excepcional, la interfaz es muy intuitiva y no se necesita formación para saber utilizarla. Estamos muy felices de poder participar en el desarrollo de la plataforma ya que los feedback son rápidamente tomados en cuenta por su equipo.

Hace un año (febrero 2017), la UCL generalizó el uso de Wooclap en sus clases, con la intención de estimular las interacciones entre profesores y alumnos, mediante una nueva herramienta tecnológica. ¿Cuál es la idea? Responder a las preguntas con su smartphone. ¿Cuál es el resultado? Wooclap tiene mucho éxito en la UCL, con casi 1300 clases y 350 profesores que utilizan la aplicación. Con un objetivo logrado: el establecimiento de un diálogo entre profesores y estudiantes, incluso en grandes aulas.

¿Para qué sirve Wooclap? es una innovación tecnológica que permite, tras una interpelación del profesor, recopilar y tratar al instante las respuestas de los estudiantes en clase, gracias al uso de WIFI/3G o enviando un SMS. Motiva los alumnos y facilita su interacción con el profesor durante la clase. ¿Las ventajas? Permite que todos, tímidos o no, puedan expresarse. Analiza al instante las respuestas colectivas, y, si es necesario, las corrige: si la mayoría de las respuestas dadas por los alumnos son falsas, el profesor sabrá que tiene que volver a explicar lo que, visiblemente, no han entendido o integrado claramente. Otra ventaja es que esas preguntas y respuestas en directo a menudo provocan debate entre los estudiantes.

Tras un año de utilización, el balance ha superado las expectativas: 1.259 clases han utilizado Wooclap, 9.389 interacciones han sido creadas por 324 profesores en la UCL, más de 220.000 respuestas han sido enviadas por los estudiantes de la UCL.

Esta motivación,hace que la UCL y el equipo de Wooclap vayan más lejos y colaboren más entre ellos para mejorar la interfaz. Nuevas funciones ya han sido imaginadas: un índice de comprensión que muestra el número de estudiantes “perdidos” en el momento, en cada diapositiva. Eso permite al profesor saber exactamente cuáles son las partes del curso que son las más difíciles, y adaptar el contenido del curso para responder a las necesidades específicas de la clase.

Otros tipos de preguntas han sido añadidas: la priorización (por ejemplo, ¿qué temas les gustaría abordar?), la programación (ordenar las elecciones en orden), la lluvia de ideas(en forma de post-it).

¿Qué piensan los profesores y estudiantes? Para Ingrid Bertrand, profesora de letras inglesas en la UCL, “ Wooclap permite energizar la clase. Todos los alumnos participan, incluso los más tímidos o los menos seguros. Wooclap ejerce también las habilidades comunicativas de los estudiantes.”

Según Min Reuchamps, politólogo en la UCL, “Wooclap permite, especialmente frente una gran clase, recolectar de manera casi instantánea la opinión de los alumnos, y más específicamente, comprobar su comprensión de lo que acaba de explicar el profesor." Laurence Mundschau, profesora de comunicación de la UCL, “Le pido a un alumno que explique lo que ha entendido y por qué su respuesta difiere de la de los demás. Wooclap permite también de variar el ritmo de la clase: tras una exposición, relajo el ambiente al involucrar a los estudiantes en lo que parece un juego, pero sigue siendo formativo."

Lo mismo ocurre con Jean-François Ramault, estudiante en la Louvain School of Management (escuela de gestión en la UCL): “Las clases que prefiero son aquellas en las que se utiliza Wooclap. Me parecen mucho más divertidas y el hecho de contestar a preguntas durante la clase me permite saber directamente si entiendo la lección. Con Wooclap, soy más activo y atento.”

Según Sébastien Lebbe, cofundador de Wooclap, “la colaboración con la UCL nos ayuda muchísimo en el desarrollo de nuestra interfaz. Nos contactan universidades extranjeras bastante a menudo porque han escuchado hablar de Wooclap a través el Louvain Learning Lab (laboratorio de pedagogía activa e innovadora de la UCL), que tiene una excelente reputación."