Este artículo también está disponible en:

¿Por qué debe enseñar a sus estudiantes sobre la práctica espaciada?

El verano está aquí: el sol brilla, la orilla del mar y los cócteles nos llaman a disfrutar de un descanso muy merecido, pero nuestro viaje sobre la psicología del aprendizaje continúa. Si te perdiste un episodio, no te preocupes. Esto es lo que hemos aprendido hasta ahora:

Hoy veremos otra técnica interesante: la práctica espaciada (o distribuida).

image

« Con una cantidad considerable de repeticiones, es mucho más ventajoso distribuirlas correctamente a lo largo de un período de tiempo que agruparlas en un solo paso ». Esta frase es el resultado de los estudios pioneros del psicólogo Hermann Ebbinghaus (1850-1909). Ebbinghaus basó su investigación en su propia experiencia, y descubrió que la misma cantidad de estudio repetido de la misma información espaciada en el tiempo conduce a una gran retención de esa información a largo plazo. En cambio, utilizar el mismo tiempo para memorizar el mismo contenido en una sola sesión conduce a un menor rendimiento. Este último enfoque se conoce comúnmente como “empollar”, y es típico de los estudiantes que intentan memorizar el contenido en el último momento antes de un examen.

El efecto está demostrado por los resultados de un estudio de Rawson y Kintsch (2005). La Fig. 1 muestra el efecto de una lectura saturada versus espaciada en una prueba inmediata versus una retardada. En resumen, la práctica masiva es más efectiva si la prueba se realiza inmediatamente después de la lectura, pero este beneficio desaparece después de uno o dos días.

image Fig. 1. Número de unidades de ideas recordadas en función del grupo de estudio (lectura única, masiva o distribuida) y del tiempo de la prueba (inmediatamente después del estudio o con un retraso de 2 días entre el estudio y la prueba). Resultados de Rawson y Kintsch (2005).

Esta notable intuición ha sido confirmada desde entonces en una amplia variedad de áreas, incluyendo el aprendizaje motor, la memoria de reconocimiento, el aprendizaje en pares asociados, la memoria libre, el procesamiento de textos, el aprendizaje estadístico y la adquisición de vocabulario. La evidencia está presente en muchas poblaciones también: niños, adultos, animales e incluso pacientes que sufren de amnesia. A pesar de la creciente cantidad de observaciones que destacan este efecto, la práctica distribuida no es tan común en los hábitos de aprendizaje. Si lo notó, no está solo: en 1988, Frank N. Dempster escribió un artículo en el que definía el uso desconectado de las repeticiones espaciadas como « una no-aplicación de los resultados de la investigación psicológica ».

Desde entonces, un meta-análisis del efecto de la práctica distribuida (Cepeda et al., 2006) realizado en más de 184 artículos muestra que el aprendizaje espaciado de las cosas muestra beneficios consistentes, independientemente del intervalo de retención, es decir, la separación entre el estudio final y una prueba posterior. Además, los beneficios del aprendizaje aumentan con el aumento del tiempo entre las sesiones de aprendizaje. El beneficio promedio observado de la práctica distribuida es un 15% más de retención, tanto para niños como para adultos, en comparación con la práctica masiva. Sin embargo, estos efectos no duran para siempre: una vez que los intervalos de retención se vuelven relativamente largos, los aumentos adicionales no tienen ningún efecto en la memoria, o incluso pueden disminuirla.

Como siempre, hay algunas advertencias. A pesar de haber investigado el tema durante tanto tiempo, los psicólogos todavía no son capaces de determinar el intervalo óptimo entre ensayos del mismo material. Además, sabemos poco acerca de los efectos de la expansión o contratación de los programas de aprendizaje en la retención. Por lo tanto, la investigación futura deberá centrarse en estos aspectos.

En conclusión, ¿cómo pueden los profesores poner esto en práctica en el aula? En su artículo “Teaching the science of learning”, Yana Weinstein y sus colegas sugieren dos maneras para que los profesores pongan en práctica la recuperación:

  1. La primera es crear oportunidades para revisar los conceptos a lo largo del año. Puede requerir algo de planificación, pero refrescar el contenido antiguo sólo lleva unos minutos. Puede, por ejemplo, usar Wooclap para interrogar a los estudiantes al comienzo de una lección.
  2. La segunda es enseñar a los estudiantes más maduros (de secundaria y superiores) a organizar su horario. La idea es alternar los días en que se reúne una clase en particular y los días para practicar en casa. Por lo tanto, si una clase de historia se reúne el martes y el jueves, la revisión en casa para esa clase se sugeriría el lunes y el miércoles (o el viernes).

Fuentes: - Rawson, K. A., & Kintsch, W. (2005). Rereading effects depend on time of test. Journal of Educational Psychology, 97(1), 70–80. https://doi.org/10.1037/0022-0663.97.1.70 - Dempster, F. N. (1989). Spacing Effects and Their Implications for Theory and Practice. Educational Psychology Review, 1(4), 309–330. - Cepeda, N. J., Pashler, H., Vul, E., Wixted, J. T., & Rohrer, D. (2006). Distributed practice in verbal recall tasks: A review and quantitative synthesis. Psychological Bulletin, 132(3), 354–380. https://doi.org/10.1037/0033-2909.132.3.354 - Weinstein, Y., Madan, C. R., & Sumeracki, M. A. (2018). Teaching the science of learning. Cognitive Research: Principles and Implications, 3(1). https://doi.org/10.1186/s41235-017-0087-y

Florian Zenoni

Florian Zenoni

Florian is a Data Scientist at Wooclap, an online platform with which to stimulate classes and measure student understanding of material thanks to smartphones.