Página de inicioEducación

Continuidad educativa en la Universidad de Lausana

Educación

Continuidad educativa en la Universidad de Lausana

27.03.2020 • 6 minutos

Jean-François Van de Poel, Universidad de Lausana, Wooclap

Alrededor del mundo, todos los centros de enseñanza se han intentado organizar para garantizar la continuidad en la educación. En su caso, Jean-François Van de Poel, responsable del área digital y multimedia del centro de apoyo a la enseñanza de la Universidad de Lausana, nos explica qué estrategia se ha llevado a cabo.

¿Cómo se ha preparado la Universidad de Lausana desde el comienzo de la epidemia?

Tras la pandemia del coronavirus que afectó a nuestra vecina Italia, Suiza se vio rápidamente afectada, por lo que se produjeron reuniones diarias entre la dirección de la Universidad de Lausana (Unil) y las autoridades sanitarias del cantón. El cierre de la institución se decidió el 13 de marzo, pero llevábamos tres semanas preparándonos para esta eventualidad.

Para nosotros, la idea de poner las clases en línea no se planteaba porque Unil quería garantizar a nuestros estudiantes un semestre correcto y con validez. Por ello, pusimos en marcha una estrategia que garantizara a los estudiantes una continuidad educativa que diera a las facultades la organización y el apoyo necesarios para que pudieran aplicar rápidamente esta estrategia respetando la libertad académica, un valor muy importante en nuestro país y en nuestra cultura.

De hecho, la universidad dio a las facultades una semana para organizar la enseñanza a distancia. También creó una unidad covid-19 para informar a los 16.000 estudiantes y esta comunicación fue transmitida por las facultades. Nuestro centro de apoyo a la enseñanza se encargó de mantener el vínculo con los profesores y colaborar con los demás servicios centrales para aplicar la nueva organización y apoyar a los profesores.

¿Qué herramientas utilizaron?

Una vez anunciado el cierre, nuestra prioridad fue poner en línea toda la documentación necesaria para ayudar a los profesores a diseñar clases a distancia. También organizamos una treintena de seminarios web que llegaron a unos 500 profesores. El objetivo: dar las bases para la creación de contenido multimedia, organizar sesiones síncronas en línea, estructurar un curso en Moodle o incluso crear interactividad.

Sobre este tema, promovimos el uso de Wooclap: cada seminario web incluía una lluvia de ideas de entrada y un cuestionario final. Estas sesiones, que tuvieron lugar en directo para mantener la presencia humana, permitieron a los profesores descubrir la herramienta: hasta entonces, Wooclap había sido utilizado en modo piloto por un centenar de profesores. Seguramente esta cifra aumentará a 500 o 600 profesores y será interesante ver si los profesores que probaron Wooclap en estos webinars como alumnos querrán utilizarlo en sus clases como profesores. Las cifras de uso que tendremos en dos o tres semanas mostrarán el nivel de apropiación de Wooclap, que me parece una gran herramienta de educación, tanto en clase como a distancia.

¿Cómo se preparó a nivel técnico?

Tuvimos que reforzar nuestra infraestructura: además de duplicar el tamaño de nuestra intranet, optamos por una solución en la nube de Ubicast para evitar que los profesores pusieran sus vídeos directamente en Moodle, la cual no es una herramienta adecuada para este tipo de acciones. De hecho, si solo el 20% de nuestros 3.000 profesores suben cinco o seis vídeos cada uno, acabamos con cargas de 4 o 5 terabytes: ¡no es útil cargar Moodle y, potencialmente, poner en riesgo toda nuestra infraestructura! Es mejor poner los vídeos en un metaservidor, diseñado para este fin, que pueda soportar más de 1.000 conexiones simultáneas a un mismo medio.

Sin embargo, sabemos que nuestra infraestructura se resentirá, del mismo modo que herramientas como Teams o Zoom han experimentado fallos de funcionamiento. Tenemos que ser conscientes de ello, aceptarlo y favorecer la enseñanza asíncrona para reducir el riesgo de sobrecarga.

"Nuestras infraestructuras se verán afectadas, tenemos que reducir el riesgo de sobrecarga."

Jean-François Van de Poel, Universidad de Lausana

¿Cómo fue el inicio de la enseñanza a distancia?

Las clases en línea comenzaron la semana del 22 de marzo. Para algunos profesores, reestructurar su curso para crear una rutina en línea fue un verdadero desafío. Sin embargo, la mayoría de ellos tuvieron todas las facilidades para crear clases en línea de calidad. Lo que más llama la atención es el gran dinamismo y la solidaridad de nuestra comunidad durante este periodo. Nuestros profesores han hecho cosas extraordinarias en muy poco tiempo y la reacción de los alumnos también ha sido muy positiva.

En la última semana, la producción de contenidos ha sido muy importante: se han subido 400 horas de vídeos a Ubicast. Hay que admitir que no alcanzan la calidad que nos gustaría: algunos profesores, por ejemplo, graban conferencias de una hora y media, mientras que nosotros recomendamos piezas de 15 minutos. Pero obviamente aceptamos que, en esta primera oleada de emergencia, los profesores graben lo que puedan como puedan: eso ya está muy bien. A partir de ahora, organizaremos pequeños webinars para mejorar la calidad educativa de las clases, haciendo especial hincapié en la preparación del apoyo visual y la narración escrita.

Además, nuestros colegas han creado vídeos para ayudar a los estudiantes. El contenido es bueno, pero en cuanto a la forma, son presentaciones de PowerPoint con comentarios: estamos en pie de guerra, no tenemos tiempo para hacer producciones bonitas en un estudio. Lo principal es no olvidar a nuestros estudiantes, y más ampliamente, a todos los estudiantes. Por eso, estos tres tutoriales sobre la gestión del tiempo, cómo mantener el vínculo y la gestión del estrés están disponibles para todos y  de forma gratuita en YouTube.

"Estamos en pie de guerra, no tenemos tiempo para hacer producciones bonitas en un estudio."

Jean-François Van de Poel, Universidad de Lausana

¿Cómo ve las próximas semanas?

Todo el mundo se orientará. En Unil, se hace todo lo posible para que los estudiantes no pierdan el tiempo y tengan un semestre normal: todos se esfuerzan por conseguirlo. También estamos empezando a pensar en las evaluaciones y en cómo dar más libertad a las facultades, haciendo posible, por ejemplo, la realización de exámenes en casa.

Otro problema importante es el cierre de las bibliotecas. Menos de un tercio de los libros de nuestro catálogo están disponibles en formato electrónico. Las editoriales científicas deberían permitir a los estudiantes el acceso gratuito a estos recursos durante tres meses.

Evidentemente, más allá del éxito de los estudiantes que nos mueve, esperamos sobre todo que esta crisis pase y que todos salgamos sanos y salvos de ella.

Autor

Julie Lemaire, Content Marketing Lead @Wooclap

Julie Lemaire

Content Marketing Lead @Wooclap. Estudiante en el corazón, vivo de palabras y agua fresca. Siempre estoy aprendiendo, ¡de momento es el italiano!

Compartir

Reciba lo mejor de Wooclap

Un resumen de nuestras novedades y los últimos contenidos publicados una vez al mes en su buzón.